2020: el año de los escaparates virtuales

Redes sociales Venta Online

Imagen 2020: el año de los escaparates virtuales

La COVID-19 ha afectado al mundo entero tal y como lo conocemos. Adaptarse a las consecuencias de este virus es un trabajo al que todos tenemos que enfrentarnos. Tanto ciudadanos como comercios, nos vemos obligados a cambiar nuestros hábitos y entender la relación en sociedad de otra manera. Entre todos podemos volver a los niveles sociales y de consumo que teníamos antes de que llegara esta maldita pandemia. Solo necesitamos paciencia y buena letra, sin olvidar hacer algunos giros en nuestras perspectivas que no deben suponer un cambio radical, sino una adaptación temporal a la situación. 

 

En la primera fase que contempla el Gobierno para volver a esta nueva normalidad se encuentra la posibilidad de vender nuestros productos de forma online. Aunque la venta por Internet no es ninguna novedad, sí que significa una visión diferente para muchos comercios que todavía no estaban presentes en plataformas digitales o que apenas se habían asomado a ella. Ahora es el momento de lanzar con fuerza nuestro producto de forma online porque tiene beneficios por partida doble. No solo permite seguir vendiendo y poder así rentabilizar el negocio ahora, sino que también es una apuesta de futuro; ya que cuando todo esto haya pasado, nuestro comercio online estará muy vivo y será, junto al establecimiento físico, un escaparate más para vender.  

 

El cliente necesita ahora información, cuanto más mejor, sobre el producto y las condiciones higiénicas de tu establecimiento. Vamos a generar confianza a través de nuestras redes sociales y trasladarla a nuestra tienda online para que conozca con detalle todos los productos que ofrecemos. El proceso de compra es muy rápido y sencillo, y cumple con las medidas de seguridad que indica la normativa. Y el cliente, tremendamente satisfecho, porque consigue el producto que quiere y puede elegir entre recogerlo en tienda o recibirlo en su domicilio. Los ciudadanos quieren conocer la carta de un restaurante, los servicios que ofrece la peluquería del barrio, qué productos nuevos ha incluido la tienda de la esquina… Son esas pequeña cosas que hacen que los comercios sigan hacia adelante.

 

Los escaparates virtuales como las redes sociales o comercios electrónicos también sirven a modo de información. Una droguería, por ejemplo, vende maquillaje y a través de sus canales virtuales explica cómo maquillarse. Un gimnasio da consejos para completar en casa el entrenamiento o una tienda de ropa explica con qué tipo de zapatos combina el bolso que acabas de comprar en su portal online. 

 

No hay mal que por bien no venga

 

Esta nueva forma de vender no debe suponer un problema sino una ventaja. Los nuevos canales de distribución de nuestros negocios nos facilitan el contacto y cercanía con el consumidor. No sólo podemos mostrar un producto sino generar una necesidad real de consumo a través de múltiples herramientas. El consumidor necesita tu producto porque le has explicado los beneficios.

 

Los escaparates convencionales no son interactivos, sin embargo a través de Internet nuestro público puede preguntarnos todo lo que necesite acerca del producto en cuestión. Si una imagen vale más que mil palabras, una puesta en escena virtual no tiene precio. Así que saquemos provecho a esta nueva forma de vender y veamos en ella una oportunidad para llegar a más clientes.

 

Desde Explora Comunicación creemos que d etoda crisis sale una oportunidad y por eso te animamos a introducirte de lleno en el marketing online. Creemos en tu negocio y vamos a ayudarte. Para más información pincha aquí o consulta nuestras redes sociales.

 

@exploracomunicacion

 

@exploracomunicacion

 

@agenciaexplora