Despacito y buena letra

Redes sociales

Imagen Despacito y buena letra

Es sabido por todos que las cosas de palacio van despacio, pero aún así, cuando de las redes sociales se trata, queremos ir demasiado deprisa.

 

Miramos a nuestra competencia y pensamos “¿cómo lo habrán hecho ellos?”. Es en ese preciso momento cuando ocurre el error del que debemos huir: desistimos. Pero nada es imposible y, seguramente, nuestros competidores empezaron como tu, poco a poco.

 

“Vísteme despacio que tengo prisa”

 

Esta famosa frase de Napoleón Bonaparte hace referencia a la importancia de hacer las cosas despacio cuando queremos correr mucho. Porque cuando trabajamos rápido y buscamos la inmediatez, solemos incurrir en errores de los que cuesta mucho salir.

 

Si queremos conseguir un millón de seguidores en Facebook nos entrarán las prisas y haremos lo imposible por conseguirlos. Nos pasaremos el día delante de la pantalla y, muy probablemente, acabemos desistiendo. Por eso es tan importante ir poco a poco, para no abandonar. Así que aquí tendríamos el primer error que no nos podemos permitir en nuestro negocio, el abandono.

 

Pero desistir en nuestro proyecto no es el error más grave que podemos cometer en las redes sociales, los hay peores. ¿Cuántas veces habéis visto una cuenta de Instagram con 10000 seguidores y escasos cuatro o cinco “me gusta” en sus publicaciones?

 

¡Voilà! Aquí os presentamos el segundo gran error que cometemos en las redes sociales cuando tenemos demasiada prisa, el de comprar seguidores. Seguramente hayas escuchado hablar de los beneficios de esta técnica y la premisa es sencilla, se parte de la base de que el éxito atrae al éxito y de que si alguien ve que tenemos muchos seguidores nos seguirá.

 

¿Realmente? ¿Tú seguirías una página cuyos contenidos no te gustan solo porque tiene muchos seguidores? Seguramente tu respuesta sea “no”. Si compras seguidores derrochas tu dinero, ya que estos “falsos amigos” no te van a comprar nada nunca, no van a ir a tu tienda, ni van a interactuar con tu página.

 

Sin prisa pero sin pausa

 

Ya lo sabes, las prisas en las redes sociales solo sirven para hacerte caer en estos dos grandes errores. Pero ¿y qué podemos hacer entonces? Seguramente la primera vez que condujiste un coche también ibas despacio, pero una vez dominada la técnica de conducir fuiste acelerando. 

 

La gran ventaja de ir despacio en las redes sociales es que puedes dedicarle tiempo a establecer una buena estrategia y relacionarte con tus clientes más íntimamente. Disfruta de la ilusión de los primeros comentarios que te hagan y contesta con mimo. 

 

Conforme vayas aumentando tus seguidores en las redes sociales irás perfeccionando las técnicas con las que te comunicas y, si haces las cosas bien, no caerás en el olvido del marketing digital.

 

Camina lento si quieres llegar pronto a la perfección

 

También puede ocurrir que lo que te estemos contando no te parezca interesante y no vayas a seguir nuestros consejos, así que te proponemos otra opción: ponte metas.

 

Tómate tu tiempo para decidir qué quieres conseguir y en qué tiempos. De esta forma seguirás manteniendo el interés por tu proyecto y será tu pequeño reto personal. Por ejemplo, puedes proponerte hacer 50 nuevos amigos cada semana, o llegar a los 500 seguidores por día.

 

La pandemia del COVID-19 nos ha hecho ver que las prisas no son buenas. Hemos ido cumpliendo las fases de desescalada poco a poco y lo que al principio parecía una eternidad, sucedió en un abrir y cerrar de ojos. ¿Te acuerdas como empezó todo? Nadie pensaba que fuera a aguantar tanto tiempo sin salir de casa, sin ver a sus seres queridos… Y mira, ¡ya pasó!

 

El tiempo pasa más rápido de lo que pensamos. Por eso no hay que intentar acelerar las situaciones, sino disfrutarlas y aprender de ellas. Si no te autosaturas con tu propio propio proyecto muy pronto verás los resultados y ni tendrás tiempo para poder atender a tus seguidores en las redes sociales.

 

¿Quieres saber más? ¡Síguenos en las redes sociales y no te pierdas nada!